La sabiduría y la magia de los árboles

"Volver a conectar con el reino arbóreo, es recordar nuestro verdadero hogar, el bosque"

Desde tiempos ancestrales, el humano siempre ha tenido una estrecha relacion con los árboles...

Estos seres han sido su alimento, su cobijo, y su centro a la hora de forjar una comunidad.

La conexión con el reino vegetal y en concreto los árboles, ha tenido matices tan produndos y arraigados, que forma parte de las historias del humano; de su cultura, de sus creencias y de su misticismo.

Como el árbol del bien y del mal en la biblia.

Para los vikingos el árbol que conformaba todos los mundos era el Iggdrasil.

Para los celtas el árbol de la vida...

Sin duda, el reino arbóreo y el humano siempre han tenido una conexión, que actualmente hemos olvidado.

* A continuación, hay información sobre algunos árboles y su sabiduría.

Estos textos són una mezcla del conocimiento extraído de mis conversaciones con esos árboles, y de algunas fuentes como "la magia de los árboles" de Ignaci Abella, e internet.

 

El Abedul

Este jovial y vital árbol que se abre paso entre los caminos de montaña, es el gran iniciador.

Es el primer árbol en el Ogham. En primavera los brotes macho hembra se llenan de tonos verdes claro, anunciando la renovación de un ciclo. Su nombre viene de la palabra celta Betule.

Es el maestro que inicia, que abre paso y nuevos caminos, después de un incendio, són los primeros que nacen. Regenera física y espiritualmente. Nutre los suelos.

Se dice que al tener los mismos ciclos de edad que el hombre, al beber su savia en la madurez, podemos renovar nuestra salud y vitalidad.

Es el que te da conocimiento nuevos, y te abre puertas a otras conexiones.

También a menudo llamado árbol de las "brujas", por sus conocimientos.

Después de que ha poblado laderas hacia cumbres de montaña, entonces llegan el Roble y la Encina o hayas, después de que el Abedul ha abierto el paso…

 

La Encina

Siempre se ha relacionado al Roble en cuanto a sus propiedades mágicas, realmente la Encina podríamos decir que es el consorte femenino del Roble.

Sus atributos són la sabiduría ancestral, pues es guardiana de muchos conocimientos; la longevidad, y conocimiento sobre las energías.

Antiguamente se solían plantar Encinas cerca de las casas, pues ésta atrae los rayos en las tormentas, por eso también se le atribuye la capacidad de protección.

Sentarte junto a una anciana Encina, te ayuda a depurar y transmutar tu energía, limpia malas energías y te hace consciente de ellas también, si aprendes a escucharlas.

El Haya

Es un árbol que crea arboledas con una energía especial.

Cuando paseas por un bosque de hayas tienes la sensación de una luz cálida y etérea, al mismo tiempo que unos troncos y raíces firmes y asentadas.

Transmiten una fuerza terrena tremenda, al mismo tiempo que conexión con lo alto.

El haya conecta el cielo con la tierra, ya que su gran enseñanza es que para poder conectarse a las capas más sutiles o al éter, ella extiende sus hojas buscando la luz, y por otro lado es necesario estar enraizado de una forma muy firme a la tierra.

Están vinculadas al elemento agua, ya que atraen el agua y por ello siempre están o generan ambientes muy húmedos

Siempre se encuentran cerca de fuentes abundantes de agua.  

Y conviven a menudo con brisas misteriosas y envolventes, que le dan ese aire etéreo.

El Roble

El roble desde antaño es considerado un árbol central, es el centro de reuniones iniciáticas, de brujas y druidas, de culturas paganas… es un símbolo de masculinidad, fuerza, protección, estabilidad y longevidad.

Cada vez que se necesita conectar con la masculinidad o el arquetipo del padre, una buena forma, es meditar con la espalda pegada a un roble. Él es esa conexión con el padre.

Es un árbol ancestral, es el consorte masculino de la encina.

Antiguamente los jóvenes aprendices de druida y el maestro se reunían en un “lugar de robles”.

Al Roble se le ha relacionado con la palabra Druida, ya que en gaelico su nombre es “Daer” o “Duir”.

Entonces Druida sería “el que aprende del roble”, esto es algo que personalmente recibí de una comunicación con un roble.

El druida Iniciado antiguamente, lo estaría a partir de su unión con un roble, transmitiéndole éste, toda su sabiduría y conocimiento antiguo.,

En cualquier caso, el roble era un gran símbolo de conocimiento para el Druida, pues los secretos del roble eran transmitidos al Druida mediante su conexión con ellos.

Expande la conciencia y transmite conocimientos desde el corazón…vigoriza, protege.

Foto: el roble del Ángel, Carolina del Sur.

El tejo

Este ha sido uno de los árboles más ocultamente y antiguamente honrados y amados.

Se dice que el tejo es el más longevo como especie, ya que se han datado especímenes mucho más antiguos que algunas civilizaciones.

De lento crecimiento, es un árbol que está más allá del tiempo, pues él es vida y muerte.

Sus raíces conectan con el mundo de abajo, siempre se ha creído que realmente conectaba con el mundo de los muertos.

 Razonada esta creencia también por el hecho de que el Tejo desprende una toxina que resulta mortal si se ingieren algunas partes de él.

Incluso en época de calor esta toxina se esparce en el aire, creando un estado alterado de conciencia a aquel que la respira, sin llegar a producir la muerte.

Motivo por el cual ha sido también venerado.

 Representa árbol del mundo, de vida y muerte, árbol de inmortalidad…