Sobre la armonización energética

 * Nuestro cuerpo vibra, somos energía

Somos seres con un cuerpo físico, del cual tenemos bastante conciencia, pero también somos un cuerpo energético, que se traduce en vibración o frecuencia.

Este cuerpo llamado aura, a su vez , tiene varias partes dentro como capas diferentes, con diferentes tipo de energía o “flujos” de energía, que a su vez acaban incidiendo en el cuerpo físico.

Por otro lado, tenemos unos centros  o “chakras”, que regulan el cuerpo energético, e interconecta  éstos al cuerpo físico y a los diferentes órganos vitales.

Recuerdo que antes pensaba que los chakras y el aura, eran algo muy “new age”…

Pero cuando empecé a trabajar con la “sanación energética”, y posteriormente con la aromaterapia y la comunicación del alma, me di cuenta que són tan importantes como lo es otro órgano, como un riñón o el estómago… incluso podría serlo más, porque podemos donar un riñón, pero no un chakra.

Y finalmente destacaría que los pensamientos y emociones generan esos flujos energéticos, que acaban incidiendo en el cuerpo físico, y si son de mala calidad, y estamos vibrando en emociones bajas y pensamientos negativos, acabamos enfermando.

 

*Qué significa armonización energética?

Cuando hablo de hacer una armonización previa a la comunicación con el alma, es para mí vital que se comprenda, que al dejar algunos procesos abiertos, duelos sin hacer, emociones reprimidas o no expresadas, etc… Estamos vibrando des-armónicamente, y vibramos en coherencia con lo que precisamente el alma está acarreando y expresando.

Es decir que esos desequilibrios que se hacen conscientes, son los que finalmente el alma de las personas que atiendo, acaban comunicando, desde su raiz u origen.

Por eso es importante poder armonizar un poco esos desajustes.

Por un lado, la persona empieza a vibrar de otra manera, mucho más receptiva, y más relajada bajando sus revoluciones mentales.

Por otro lado, se predispone a  la liberación de las emociones reprimidas, cuando se conecta con el  re-conocimiento desde ese estado.

Y si no se da la liberación en la consulta, se abre la puerta para ello en su vida.

La imposición de manos (reiki) y la aromaterapia, dan ese apoyo para que además empieze a re-sintonizarse de forma más armónica, con esos centros; ya que al hacer conscientes esos bloqueos, cuando expreso en qué estado se encuentran y lo que voy sintiendo, la persona también sintoniza con esas emociones o patrones, poniendo atención en sus propios desequilibrios, desde la comprensión.

Es un momento en el que la persona puede tomar consciencia de que las decisiones pueden cambiar su estado emocional, vital, mental, y por tanto toma parte activa en su propia sanación y camino.

 

* Por qué no lo llamo sanación propiamente?

En las sesiones, sencillamente re-sintonizo  los centros energéticos o chakras, y aura, y con los aceites esenciales que tienen su propia vibración o frecuencia, (los aceites esenciales se han medido en HZ, y la Rosa Damascena es uno de los que más alto vibran) se produce este reajuste o “armonización”. El reiki potencia este efecto.

Pero solamente cuando la persona hace consciente de dónde vienen todos estos desajustes y las pautas o acciones que puede tomar para corregirlo, es cuando puede escoger la sanación en su vida.

Así que yo no “sano” a nadie, sino que ayudo a tomar consciencia y armonizo la energía y centros, para que se pueda dar más fácilmente el sanar.

También es cierto, que en la comunicación con el alma, se puede conectar tan profundamente con la propia verdad, que la consecuencia puede ser una sanación, pero es la consecuencia.

Nunca vamos a llegar a una perfección;  y menos ,tal y como estamos viviendo ahora en vidas tóxicas, mentales, estresadas, y acarreando mil emociones no reconocidas…

Pero sí podemos tomar parte de nuestra propia sanación, de forma que seamos conscientes y evitemos los males mayores, que acaban estancándonos, o produciendo sufrimiento o incomprensión en nuestra vida.

Por eso es maravilloso acudir a un terapeuta para que te ayude a armonizarte de nuevo, pero el control sobre nuestro camino, bienestar y salud, solo lo tenemos nosotros…

 

* Sígueme en facebook:

Comunicación con el alma