Mi primera y única experiencia en el zoo...


Cuando era pequeña, una persona de mi familia quiso hacerme una sorpresa, ya que a mi me encantaban los animales, y me llevó al zoo a los 7 años.
Recuerdo en esos días mi ilusión,y lo que más quería es ver a el león que sabía que habitaba allí...
Una vez dentro, lo primero que hize fué rogar ir primero al recinto del León. Llegué allí con entusiasmo, y cuando vi su cara... me sentí tan engañada, tan triste, tan impactada, que mi alma tenia ganas de llorar, y lo primero que pensé fué: que es esto???
Sentí que todo era una farsa...esos animales allí deprimidos, entre barrotes enjaulados, yo ví realmente una cárcel...
Después del león, toda la visita fué un recorrido de sentimientos tristes y seres encerrados..
Recuerdo que cuando me hicieron la foto con el león, tube que forzar una falsa sonrisa para no decepcionar a quien me regaló esa visita que tanto amaba y no tenía ninguna culpa de ello.
Pero ese día quedó tatuado en mi alma y corazón...
Aún hoy me dan ganas de llorar cuando me acuerdo de esa experiencia.
Para mi fué un recuerdo y una gran reflexión que marcaría una base en mi sentir humano, para ellos su vida era esa ... Reflexionemos porfavor
Para los padres que desean que sus hijos vean, amen, y aprendan de verdad lo que són los animales, existen alternativas! no caigamos en lo fácil... documentales preciosos, humedales, centros de recuperación, reservas naturales, visitad los montes pues aún pueden verse maravillas!
Informaros, y sensibilizar a vuestros hijos, són el futuro!!